Salud intestinal y Emociones

Hoy: Salud intestinal y Emociones

La microbiota es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo, especialmente en el tracto gastrointestinal. Y aunque su principal función es ayudarnos en la digestión, también está relacionada con otros aspectos de nuestra salud, como nuestro estado de ánimo. Titulamos a esta nota: Salud intestinal y Emociones

Como bien sabemos nuestra microbiota (que va variando con nuestra alimentación) está íntimamente relacionada con distintas regiones cerebrales relacionadas al procesamiento de funciones y emociones.

Investigaciones recientes han demostrado que hay una estrecha relación entre la microbiota y las emociones.

Por ejemplo, ciertas bacterias intestinales pueden producir neurotransmisores como la serotonina, que está asociada con la sensación de felicidad. Por otro lado, cuando hay un desequilibrio en la microbiota, puede haber cambios en el estado de ánimo, como ansiedad o depresión.

La red neural que controla las funciones gastrointestinales, radica en el sistema nervioso intrínseco y extrínseco. Una red de células transductoras especializadas en la pared intestinal que funciona como una interfaz entre la microbiota y el lumen (espacio interior). La comunicación bidireccional entre el tracto gastrointestinal (GI) y cerebro, está presente en condiciones saludables y en enfermedades.

Salud intestinal y Emociones

A esto hacemos referencia cuando hablamos del “Eje Intestino-Cerebro”.

Por eso es muy importante darle el lugar que merece al estado emocional, ya que esto repercute directamente con nuestra salud intestinal. En casos de trastornos funcionales intestinales, como el síndrome de intestino irritable, constipación crónica funcional, entre otros, debemos aún más tener presente nuestras emociones.

Estas situaciones suelen generar muchísimo malestar, dado que en algunos casos dificultan el día a día, impiden realizar ciertas actividades, o simplemente el acto de ir al baño se vuelve una tortura, lo que genera muchísima angustia.

Es fundamental que en estos pacientes también se de lugar a la salud emocional ya que se suele hablar poco de estos temas y realmente generan mucha angustia. Por eso, cuidar nuestra microbiota es importante no solo para nuestra salud física, sino también para nuestra salud mental.

Como nutricionista siempre les aconsejo que sumen alguna actividad que sea de gusto, que los distraiga e intentar sacar un poco el foco de esto. Dado que muchas veces es un poco contraproducente con la salud intestinal, tener una alimentación equilibrada y variada, rica en fibra y alimentos fermentados, puede ayudar a mantener una microbiota saludable.

María eugenia Agostino

Lic. en nutrición

Especialista en modulación de microbiota intestinal

eugenia_agostino@hotmail.com

Fuente iamgen: https://regenerahealth.com/ https://www.sudoesteba.com/

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Dejanso tu mensaje y/o consulta