Seres sociales y empatía

Hoy: Seres sociales y empatía

Somos seres sociales y como tales necesitamos de los afectos, necesitamos estar vinculados. Nuestro cerebro está programado para funcionar en grupos. Nuestros antepasados formaron las primeras comunidades para subsistir, para organizarse y crearse. Titulamos a esta nota: seres sociales y empatía

Todo individuo necesita de un otro, de un deseo que lo constituya.

Y es a partir de ese deseo que nos convertimos en seres sociales. Pero no todos los seres humanos manifestamos nuestra sociabilidad de la misma manera.

Si tomamos el modelo propuesto por Howard Gardner sobre Inteligencias Múltiples, nos encontramos con el término de Inteligencia Interpersonal para referirse a la capacidad de una persona en el manejo de las relaciones interpersonales y la empatía. 

¿Qué quiero decir con todo esto?

Que existen en nuestro cerebro neuronas que nos permiten no solo imitar sino sentir las emociones que siente otra persona. Son las llamadas neuronas espejos.

Esta conexión con el sentimiento del otro es un componente de la inteligencia emocional, lo cual nos permite conectarnos afectivamente con los demás. Entonces podemos definir a la empatía como la capacidad de una persona de ponerse en el lugar de otra, respetando sus creencias, ideas, pensamientos y emociones sin juzgar ni criticar.

¿Pero todos tenemos empatía?

La respuesta es no.

Pero si podemos cultivarla y desarrollar ese sentimiento, ya que la empatía se aprende. Por eso es importante que desde niños les enseñemos a reconocer sus sentimientos, sus enojos. Lo que les pasa a ellos mismos y a los demás. Este sentimiento se transmite de grandes a chicos, de pares a pares (sobre todo en la adolescencia) y es contagioso o debería serlo, gracias a las neuronas espejos que todo lo reflejan!

Seres sociales y empatía

¿Y por qué es tan importante este sentimiento?.

Ser empático desarrolla habilidades sociales, es decir mejora la comunicación, la escucha, el conocimiento hacia uno mismo y hacia los demás. Teniendo en cuenta otras miradas, otros puntos de vista.

A poder corrernos de ese lugar del yo primero y poder pensar que hay alguien más que tiene deseos iguales o diferentes a los míos, pero que disfruta y sufre tanto o más que yo. Y por último, siguiendo esta línea de pensamiento, ser empático, nos ayuda a desarrollar conductas asertivas que nos permite resolver conflictos de manera adecuada.

Constituirnos en seres sociales y empáticos implica poder disfrutar de nuestra familia, de nuestros amigos, compañeros de escuela, compañeros de trabajo, personas de nuestra comunidad, Etc.

De todos aquellos lugares en donde nosotros nos sentimos que pertenecemos, que somos incluidos gracias a nuestra conducta asertiva. O al desarrollo de nuestra inteligencia interpersonal. Por eso volvamos, valoremos o fomentemos acercarnos a todos aquellos que nos hacen bien. Los recuerdos, los sueños, los olores, un sonido a veces nos transportan a esos lugares.

Analía Beatriz Flores

Psicóloga

San Lorenzo- Santa fe

floresanaliabeatriz@gmail.com

Fuente imagen: https://www.clara.es/

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Dejanos tu mensaje