La vida más allá de las pantallas

No es noticia como las pantallas influyen en nuestra vida cotidiana. Y y que está muy bien aprovechar las ventajas que nos puedan dar. Como por ejemplo, posibilitarnos sostener un vínculo con familiares o amigos que viven a kilómetros de distancia. Y ni hablar del hecho de haber podido sostener nuestro trabajo online que se instaló en la pandemia. Y aún hoy continúa posibilitándonos atender y ayudar a personas en cualquier lugar del mundo. Por otro lado, es importante estar al tanto que un mal uso o un uso excesivo de las mismas puede generar trastornos del sueño, de la alimentación. Como también, trastorno del estado de ánimo y aumento de la ansiedad, entre otras cosas. Hoy: La vida más allá de las pantallas.

Lo que me motivó a escribir y refexionar sobre cual es nuestro lugar como adultos de referencia de niños, niñas y adolescentes fue observar cómo en un restaurante varias familias estaban inmersos en su celular o tablet sin interactuar entre ellos. En un momento donde todo parece salir de nuestro control y la necesidad de estar ¨permanentemente conectados¨, produciendo y siendo exitosos necesitamos más que nunca parar un momento y pensar acerca de las necesidades de los menores y adolescentes. Brindarles allí, como adultos de referencia el tiempo de calidad y atención que requieren para desarrollarse saludablemente.

Es decir, participar de sus procesos de aprendizaje y enseñarles también que cada uno tiene su propio ritmo para aprender. Y que eso está bien, conocer sus habilidades y ayudarlos a potenciarlas, interactuar y jugar con ellos solo para divertirnos juntos.

Mostrar interés por sus pasatiempos y sus amistades. Como así, ayudarlos a expresar así como comprender y gestionar sus emociones y demostrarles con afecto lo que sentimos hacia ellos.

Más sobre: La vida más allá de las pantallas.

Enseñar con el ejemplo y no olvidarnos que somos referentes importantes en el desarrollo de valores, actitudes y comportamientos. Es importante, entender que los límites sin violencia son saludables y amorosos. Comprendamos que los niños tengan momentos de aburrimiento también forma parte de un desarrollo normal y esperable y que ese mismo aburrimiento es e que los estimula a desarrollar su creatividad y tolerar la frustración.

No olvidemos que los momentos que nos quedan grabados en la memoria son aquellos que forman parte de un recuerdo que se guardó en la memoria ligado a un afecto.

Aquella charla que tuvimos con mamá y nos alivió en un momento de angustia. O aquel momento en que nos reímos jugando a un juego en familia, aquella vez que nos sentimos cuidados. Cuando hoy recordamos a alguno de nuestros adultos referentes que aunque llegaban cansados de trabajar siempre tenían un rato para preguntar cómo nos fue en el cole o para sentarse a jugar.

Es momento de volver a compartir con los pequeños tiempo de calidad, porque eso es lo que van a atesorar para su vida adulta.

Dra Julieta Kacir

Médica Psiquiatra Infanto Juvenil

MN 120673

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *