La solitud: Un refugio de bienestar emocional

El término solitud cayó en desuso durante mucho tiempo y estuvo casi olvidado en el vasto léxico español. Sin embargo, su resurgimiento en la cotidianeidad actual, nos invita a redescubrir su significado y su valor. Porque a diferencia de la soledad, que la Real Academia Española (RAE) describe comúnmente como una sensación negativa de aislamiento, la solitud se refiere a un estar solo de manera voluntaria y enriquecedora. Hoy: La solitud: Un refugio de bienestar emocional.

Esta palabra, aunque antigua, cobra una relevancia renovada en nuestra búsqueda contemporánea de equilibrio emocional. Por eso, la solitud puede ser vista como una oportunidad para el autoconocimiento y el crecimiento personal. Porque cuando hablamos de esto, nos referimos a ese tiempo que decidimos pasar a solas, no como una imposición o consecuencia de factores externos, sino como una elección consciente para conectar con nuestro ser interior. 

Pero, para que pueda quedar bien claro, establezcamos la diferencia entre estos dos términos que suelen confundirse:

La soledad se caracteriza por un sentimiento de aislamiento no deseado, una profunda tristeza y un vacío emocional que surge de la carencia de conexiones sociales significativas. Se asocia con una percepción de falta de apoyo, incomprensión y una desconexión del mundo que nos rodea.

En cambio, la solitud representa un estado de estar solo elegido de forma consciente y voluntaria. Es un espacio de paz interior, de introspección y conexión con uno mismo. Se caracteriza por una sensación de tranquilidad, disfrute y plenitud, donde la persona se encuentra a gusto en su propia compañía.

Varias teorías respaldan y sustentan los beneficios de este estado que, lejos de ser no deseado, puede convertirse en un espacio seguro donde, habitarnos y acuerparnos, cobre un significado profundo de permanecer con nosotros mismos de forma amable y amorosa.

  • Teoría de la Restauración de la Atención: Propuesta por William James, sugiere que la solitud permite a nuestro cerebro “desconectarse” de los estímulos externos y “restaurarse”, mejorando la concentración, la creatividad y la capacidad de resolución de problemas.
  • Teoría de la Autoconciencia: Planteada por Carl Rogers, destaca la importancia de la introspección para el crecimiento personal. La solitud brinda un espacio para la reflexión profunda, el autoconocimiento y el desarrollo de la autoestima.
  • Teoría del Apego: Desarrollada por John Bowlby, explica que los humanos tenemos una necesidad innata de formar vínculos afectivos. Sin embargo, la solitud también puede ser beneficiosa, ya que nos permite desarrollar una mayor independencia emocional y fortalecer nuestra capacidad de autocuidado.

¿Qué beneficios acarrearía a nuestra vida cotidiana empezar a disfrutar de nuestra propia compañía?:

  • Fortalecimiento de la Autoestima: La solitud nos brinda la oportunidad de conocernos mejor, de explorar nuestros valores, intereses y motivaciones. Al pasar tiempo a solas, podemos reflexionar sobre nuestras fortalezas y debilidades, fomentando así una imagen positiva de nosotros mismos.
  • Mejora de la Creatividad: El estar a solas nos permite desconectar del ruido externo y conectar con nuestra mente interior. En este estado de quietud, surgen nuevas ideas, soluciones creativas y una mayor fluidez del pensamiento.
  • Reducción del Estrés: La solitud nos ofrece un refugio del ajetreo diario y las demandas constantes del mundo exterior. Al estar a solas, podemos relajarnos, deshacernos del estrés acumulado y recargar nuestras energías emocionales.
  • Aumento de la Autoconciencia: La introspección que se facilita durante la solitud nos permite profundizar en nuestras emociones, pensamientos y patrones de comportamiento. Esta mayor autoconciencia nos ayuda a tomar decisiones más acertadas y a mejorar nuestras relaciones con los demás.
  • Fomento de la Resiliencia: La solitud nos enseña a ser independientes y a encontrar satisfacción en nuestra propia compañía. Esto nos fortalece emocionalmente y nos prepara para afrontar mejor los desafíos de la vida.

Más sobre: La solitud: Un refugio de bienestar emocional.

Entonces, para aquellos que deseen empezar a explorar los beneficios de la solitud, es importante hacerlo de manera gradual y consciente y acá te acerco algunas estrategias que pueden ayudarte:

  • Planificación del Tiempo a Solas: Dedicá momentos específicos de tu día o semana para estar a solas. Puede ser una caminata en la naturaleza, meditar, leer un libro o simplemente disfrutar de un momento de quietud.
  • Creación de un Espacio Personal: Designá un lugar en tu hogar donde te sientas cómodo y tranquilo. Este espacio puede convertirse en tu refugio personal para momentos de solitud.
  • Prácticas de Mindfulness: La atención plena o mindfulness puede ser una herramienta valiosa para disfrutar de la solitud. Practicar la meditación o ejercicios de respiración consciente puede ayudarte a estar presente y a disfrutar del momento.
Recordá entonces, la solitud no es sinónimo de soledad, sino una oportunidad valiosa para cultivar el bienestar emocional y el crecimiento personal. Al aprender a disfrutar de nuestra propia compañía, podemos desarrollar una relación más profunda y saludable con nosotros mismos.

Pra finalizar, recordá que la clave está en diferenciar la solitud, elegida y disfrutada, de la soledad no deseada y dolorosa. Si experimentás esta última, no dudes en buscar ayuda profesional para abordarla y mejorar tu bienestar emocional.

Marianela Victorel

Coach profesional. Gestaltista.

Especialista en Mindfulness y Reeducación del Estrés.

www.marianvictorel.com.ar

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *